La primera vez que oí hablar del proyecto...

Autor: 
Encarnación Portal Rubio, Violinista
Hospital: 
Ramón y Cajal

La primera vez que oí hablar del proyecto, me pareció tan extraordinario y valiente que salen inmediatamente los sentimientos generosos que todos llevamos dentro, dices que sí, que te apuntas y allí vas. Pero a posteriori un miedo irracional te invade. ¿Qué ocurre, qué va a pasarme, yo tengo mi instrumento y lo pongo a funcionar como siempre, por qué el miedo? Lo piensas detenidamente, ya sé lo que ocurre: todo va a estar muy cerca, lo estás tocando y sintiendo, es el miedo y el cansancio del enfermo, su desánimo ante la enfermedad, la fatiga de las horas iguales e interminables, una tras otra, todas, toditas. Pero tú no estás enfermo, llevas dentro el don de la música, puedes hacer cuando lo deseas que el tiempo, el espacio, las habitaciones, las radiaciones sean distintas, sean armónicas y melódicas, como las escalas, re menor un poco triste, do mayor alegre y allá que fui, con mi violín y mi miedo y después de la primera jornada salí con mi violín y una nueva alegría y los rostros de los oyentes en mi memoria y en mi corazón y unos recuerdos indestructibles de haber hecho algo único y hermoso.