Sé desde hace tiempo que la voz cura...

Autor: 
Blanca Aller Nalda y sus hijos Isabel y Guillermo
Hospital: 
Ramón y Cajal

Sé desde hace tiempo que la voz cura, que la vocal es la musicoterapia más eficaz, gracias a varias personas maestras; pero también gracias a mis hijos, que ponen todo su ser en el canto y así se entiende y se disfruta al oírles. Escuchar una canción interpretada con la generosidad del regalo abre la válvula de las emociones que no nos permitimos tener y sepultamos en lo más hondo de nosotros. La belleza, otra emoción, sirve de guía para encontrar la salida y en ese momento se produce la comunicación entre las almas de todos, los que cantan y los que escuchan. Estoy convencida de que entonces la ayuda es mutua.

Cantamos para aquellos que quieren escucharnos durante su tiempo de espera y cambiar su angustia por una sonrisa o una lágrima y conseguirlo (nunca esta frase ha tenido tanto significado) nos hace felices.